El misterioso ascenso

El día de ayer, después de leer unos reportes de la empresa de préstamos rápidos para la que trabaja mi agencia, vi un documental creado por la televisora CNN y recién sacado al aire, llamado “Vladimir Putin, el hombre más poderoso del mundo” y debo decir (aunque estoy en contra de CNN y soy de FOX) que fue un muy buen documental y que por primera vez pudieron acercarse a la verdad de Rusia.

El documental comienza explicando a la audiencia de la mejor manera posible sobre el misterioso pasado del mandatario ruso en sus años como agente de la KGB, en Berlín del este.

Un evento sobre su tiempo en aquella ciudad fue destacado, éste siendo el día que cayó la Unión Soviética, cuando miles de personas salieron a las calles a desmantelar a todo lo soviético de la ciudad, llegando, por supuesto, al lugar de residencia de la KGB, donde Putin se encontraba solo.

Al ver a los miles de manifestantes violentos, Vladimir Putin salió solo a aquella calle, diciéndoles fríamente que no entraran al edificio, ya que ahí se encontraban muchos guardias armados y que les dispararían.

Los manifestantes cayeron en el truco de Vladimir Putin y fueron a otros lugares.

Esto es una muestra de lo que puede hacer el mandatario ruso cuando en peligro y con la maña que puede manejar una situación sumamente delicada, algo que muchas personas simplemente son incapaces de hacer.

El documental después avanza hacia los años presidenciales de la administración de Boris Yeltsin, un mandatario casi chusco y nada alineado con los estándares rusos de un hombre en el poder, por lo que tuvo que haber una transición prematura de poder en 1998 a un misterioso ex agente y teniente coronel de la KGB (servicio secreto soviético).

Las cámaras muestran entonces cómo el nuevo presidente ruso va a la primera línea del frente en la guerra de Chechenia a visitar a los soldados rusos, sirviendo ahí algo que inspiró inmediatamente al pueblo ruso, quien siempre ha buscado a un líder fuerte, como Iván el Terrible, Pedro el Grande y Joseph Stalin, es decir, hombres de hierro.

El documental muestra muy bien la Rusia desunida y confundida que toma Vladimir Putin al llegar al poder y cómo en tan solo unos años cambia la realidad del país, regresándolo al estatus de súper poder, algo que prometió que haría al entrar al poder.

Subsecuentemente, el documental habla sobre la fatídica relación entre Hillary Clinton y el mandatario ruso, así como los intentos de la feminista por destruirlo, algo que nunca olvidó y después tomó absoluta venganza.

Al final del documental se menciona la posibilidad de que los rusos hayan ayudado a Donald Trump a tomar la presidencia y explican que para entender el fenómeno de Vladimir Putin, uno debe primero entender a Rusia y a los rusos, ya que él entiende muy bien a occidente.