Los caminos

Hace unos días fui a un taller mecánico para instalar un amortiguador Chevy ya que los míos simplemente volaron después de poco tiempo de haberles instalado , algo que por supuesto me sorprendió´  de sobremanera  ya que en el pasado esto nunca me había sucedido y mis amortiguadores me duraban años enteros , de hecho , aunque ingenuamente , pensaba que los amortiguadores no se cambiaban.

La situación es que por muchos años viví en la ciudad de Quebec en la parte francesa de Canadá , una ciudad localizada a las orillas del rio Saint Lawrence conocida por tener uno de los estándares mas altos de vida en toda la Canadá , además de ser una ciudad muy ecológica , ordenada y en perfecta función social.

Al vivir en aquella ciudad era natural , sobretodo en los fines de semana o en días festivos , conducir hacia otros lugares del país de maple para visitar amigos o familiares , o simplemente para viajar con la familia a los miles de lugares extraordinarios de ese país donde la naturaleza aun sigue en muchos lugares un curso ininterrumpido.

La razón por la que ingenuamente nunca había pensado en cambiar o modificar mis amortiguadores se debe precisamente a que viajaba mucho en coche y estos siempre parecían funcionar de manera perfecta sin importar mi kilometraje ni las cantidades de uso de mi maquina.

La razón por la cual nunca me vi forzado a hacer este tipo de ajustes o de cambios se debe simplemente a la buena infraestructura que abunda por completo en todo lugar de Canadá  donde automóviles como camiones se desplazan de manera armónica y fluida  sin la necesidad de tener demasiado cuidado con las condiciones de los caminos , al menos en los meses posteriores y previos al invierno ya que los meses blancos (de nieve) requieren de cuidados especiales para garantizar de la mejor manera la seguridad de aquellos que viajan a lo largo y ancho de aquel vasto país.

Hace unos meses , debido al trabajo , tuve que venir a vivir a la Ciudad de México por unos años dado a motivos de trabajo , por lo que aquí también me desplazo mucho en mi coche , sin embargo la situación aquí es muy distinta ya que casi todos los caminos y rutas en la ciudad están cicatrizados con agujeros , cráteres y baches que parecen estar diseñados para dañar a los automóviles de manera constante.

Al hablar con muchas personas aquí , todos me informan que el cambio de amortiguadores o de llantas debido a la condición de los caminos , avenidas y calles es la orden del día además de ser algo a lo que la población local ya parece haberse acostumbrado , algo muy penoso además de ser algo sumamente  injusto para con el contribuyente quien desembolsa una gran parición de su ingreso mensual al gobierno para verdaderamente obtener ningún resultado a cambio.

Ahora ya entiendo porque se habla del gobierno mexicano como se hace.