Los Normandos

Este verano tuve unas excelentes vacaciones y unas que logísticamente no tuvieron sentido alguno; sin embargo, esta combinación de coordenadas hizo el coctel de verano aún más fuerte e interesante, aunque debo aceptar que las horas de vuelo no fueron algo que apreciara demasiado.

La vacación comenzó en uno de los grandes hoteles en Acapulco, donde cualquier persona se quedaría dos años si esto se pudiera, tomando el sol y descansando por completo el sistema nervioso.

Después de pasar una semana en el bello puerto, fuimos a visitar a una parte de nuestra familia que vemos muy poco, quienes viven en Normandía, una provincia localizada al norte de Francia, que llega hasta el Canal de la Mancha.

Mis tíos viven en una parte norte de Normandía, en una ciudad llamada Deauville, una de las ciudades más bonitas del planeta Tierra, un lugar que cuenta con todo el glamour de Francia, pero con una esencia distinta al resto del país, una más parecida a los lugares nórdicos, algo que como todo, tiene una razón de ser.

La mayoría de Francia está poblada (sin contar a los inmigrantes) de personas descendientes básicamente de los clanes galos que habitaban la región, así como de muchos clanes celtas; sin embargo, Normandía fue poblada por un pueblo que llegó a ser de los más poderosos en toda Europa y que después se disolvió y desapareció entre las civilizaciones que lo conquistaron; sin embargo, dejaron una impresionante cadena de tesoros arquitectónicos que siguen hasta el día de hoy. Esta gran cultura eran los normandos, una cultura de la que en América no se conoce mucho.

La palabra Normandía significa “Tierra de los hombres del Norte” en francés antiguo, la lengua que se hablaba en la antigua Frankia, hoy en día Francia.

Normandía comenzó en el año 911, cuando el rey de Francia, Carlos el Simple, le otorgó las tierras del norte a un jefe vikingo llamado Rollo, un guerrero de proporciones magnánimas y cuya hacha se decía poder cortar a la mitad a un hombre con todo y su escudo. Se dice que Rollo era tan grande que un caballo no le podía llevar en su lomo, ya que él era del tamaño de la bestia.

Durante su reinado, toda Normandía se pobló de vikingos provenientes de Dinamarca, Suecia y Noruega, haciendo de este ducado una región completamente bélica, conformada por los mejores guerreros vikingos.

normandy-cemetery

En el año 1066, los normandos conquistaron a Inglaterra tras la desastrosa batalla de Hastings, donde el Rey sajón Harold Godwinson fue muerto por una flecha normanda en el ojo, que le entró al cerebro.

Tan solo 40 años después de la conquista normanda de Inglaterra, ya se habían construido 1,000  castillos a lo largo de la isla, el primero siendo el castillo de Windsor, residencia hoy en día de la monarquía inglesa.

La arquitectura e ingenio normandos se veían reflejados en los miles de miles de castillos que construyeron no solo en Inglaterra, sino en todas las islas británicas, muchos de los cuales siguen hoy en día, casi mil años después.