La formación académica, ya sea en modalidad presencial o a distancia, es un aspecto fundamental para preparar nuestro desarrollo como profesionistas y, en el mejor de los casos, como seres humanos.

Antes se pensaba que para ejercer ciertos oficios con aplicaciones muy específicas, como la mecánica automotriz, por ejemplo, no era necesario tener un alto grado de estudios. Bastaba con cumplir la educación básica y luego colaborar directamente con un experto en la materia, para adquirir las habilidades necesarias en el terreno de la práctica.

Sin embargo, la situación ha cambiado en el transcurso de los años y hoy es común que al solicitar cualquier tipo de empleo, ya sea el ser asistente en un taller o hacer la limpieza de un restaurante, se requiera contar con la educación secundaria como mínimo.

Esta exigencia puede parecer protocolaria, pero en realidad es muy importante procurar que todos los ciudadanos de un país, independientemente de cual vaya a ser su profesión o su forma de contribuir al desarrollo económico, reciba la mejor educación a la que le sea posible acceder.

Por supuesto, hay actividades y ocupaciones que no pueden llevarse a cabo sin contar con el respaldo de una formación universitaria e incluso de una especialidad. Por tanto, la importancia de la educación para el desarrollo individual y social del ser humano ya no puede ser objeto de dudas.

Ahora bien, en un mundo tan competitivo y que evoluciona a un ritmo tan vertiginoso como el actual, el estudio de una licenciatura universitaria o de un posgrado tampoco garantiza el éxito profesional. Las nuevas tecnologías y medios de comunicación demandan que todo profesional, sin importar cuál sea su ámbito, desarrolle habilidades básicas, que le permitan manejar los formatos en los que actualmente se genera y difunde la información.

La ventaja que tenemos frente a esta excesiva demanda de preparación es que ahora muchos de esos conocimientos indispensables para desenvolverse en el mercado profesional pueden adquirirse en cursos y programas de capacitación en línea. Estos son algunos a los que te sugerimos inscribirte.

cursos-online

Idiomas

Aprender inglés es básico para cualquier profesionista, pues nos guste o no, gran parte de la información se difunde en este idioma. Y si bien el inglés comienza a perder su carácter universal, todavía es una llave que nos abre las puertas de la comprensión en casi cualquier lugar del mundo. Para el estudio de una segunda lengua extranjera, se puede pensar en el alemán, árabe o chino, idiomas de algunas de las principales potencias económicas del mundo.

Programación web

Si no te interesa incursionar en este ámbito con grado de experto, al menos conviene adquirir algunas herramientas básicas para crear y administrar un sitio web. Puede llegar el momento en que requieras hacer publicaciones en línea o manejar el sitio web de tu empresa; y si esto no llega a presentarse como una necesidad, el tener las habilidades para hacerlo se convertirá en una gran ventaja a tu favor.

Creación de contenidos para medios digitales

Hoy prácticamente cualquier persona tiene la posibilidad de compartir información y expresar sus ideas en medios digitales. Sin embargo, hay una gran diferencia entre publicar por publicar y hacerlo bien. La creación de contenidos puede ser una importante fuente de ingresos, a la que cualquier especialista con conocimientos relevantes puede acudir. Por ello es importante aprender los criterios y estrategias para comunicarse adecuadamente en estos medios.

El ahorro de tiempo y la superación de obstáculos como la ubicación y la complejidad de los traslados son dos de las ventajas más citadas de los cursos en línea.

Sin embargo, lo anterior puede conducir a la equivocada idea de que al tomar un curso en línea, uno puede estudiar cuando y como quiera, lo cual no es del todo exacto.

Para desarrollar satisfactoriamente cualquier programa de capacitación o educación en línea también se requiere de tiempo, disciplina y organización; quizá los dos últimos aspectos se requieren en mayor medida al tomar un curso en línea que uno presencial.

Los horarios, la estructura y los modelos de enseñanza de las clases presenciales tienen por objetivo, entre otras cosas, brindar a los estudiantes un modelo de organización a seguir. Los horarios de clase crean una rutina que a su vez da pie a un comportamiento disciplinado, o al menos pretende hacerlo.

Por su parte, muchos de los cursos en línea nos dan la posibilidad de crear esas estructuras por cuenta propia. Si bien suelen estar organizados por módulos, que deben cumplirse para seguir avanzando, son flexibles en cuanto al tiempo y la forma en que se trabaja en las distintas etapas. Esto implica que cuestiones como el tiempo dedicado al estudio y las técnicas que se utilicen para cultivarlo deban ser desarrolladas por cada estudiante.

¿Qué otras ventajas hay, entonces, en los cursos en línea? A continuación mencionamos algunas.

1. El acceso a la información es más fácil y rápido

Los materiales con los que se trabaja en este tipo de cursos también son digitales y están disponibles al momento en que el estudiante se inscribe, por lo que no es necesario invertir más tiempo y recursos en su búsqueda y compra.

2. Existen diversas plataformas de trabajo y ejercicios

Un curso en línea permite combinar distintas plataformas, sitios y recursos digitales que sean de utilidad para los estudiantes.

3. La asesoría es directa e inmediata

El estudiante siempre puede contar con el apoyo de asesores especializados en los temas que trabaja.

4. Las posibilidades de interacción y retroalimentación son amplias y variadas

Mediante foros de discusión y aulas virtuales, los estudiantes pueden comunicarse e intercambiar ideas con otros participantes en el curso. Así es posible mantener el intercambio de ideas, información y estrategias que siempre resulta provechoso.